lunes, 2 de abril de 2007

Si alguna vez fuí Morticia...

Ahora les cuento cual ha sido el trabajo más divertido y enriquecedor de todos... aunque solo duró un año y a pesar de que luego de mi primer entrevista casi salgo corriendo con rumbo al manicomio y sin ganas de que me alcancen...

Resulta que luego de los gemelos cumplir un año, yo ya no daba más... quería volver a trabajar y me tomé la primer invitación que me pasó por delante... recuerdo que me dijeron: La empresa se llama Kantutani, y no me dijeron más nada... luego de la euforia por la cita en cuestión se lo conté a mi marido llena de emoción, y el me miró con ojos de plato... y me dijo muerto de risa: "o vas a trabajar poniendo gasolina en la gasolinera de la calle Kantutani... lo cual no creo, ó vas a trabajar en un cementerio"... ¿Qué? ¿Yo? ¡En un cementerio!... ¡si soy bien miedosa! ¡y no soportaba ni ver las películas del Santo contra las mujeres bicicleta!... No, seguro que se trata de un error... a mi nadie me hablo de un cementerio... que va... para nada!

Pues... para todo! porque no solo era un cementerio, sino tres y además venía en combo con sus tres casas funerarias y todo un regimiento de cientos de vendedores de tumbas y lotes...

Recuerdo que cada cita y entrevista eran para mi una situación de lo más confusa, ya que mi lado competitivo luchaba por ganarse el puesto pero mi Yo interno me susurraba en voz bajita: "estás loca? que te pasa? acaso quieres trabajar como Six Feet Under?... ¡Sacame de aquí o te provoco una embolia ya mismo!"... Luego llegaba a mi casa y todos se reían de mi evidente confusión... que duró las cuatro etapas de selección, hasta que llegó la bendita llamada de "has sido seleccionada, bla, bla, bla..."

Pero aprendí mi lección... no hay que prejuzgar, y cada experiencia te deja algo bueno... hoy se los digo a ustedes, aunque todo el que me conoce en persona, lo ha escuchado ya muchas veces... no ha existido un trabajo en el cual yo haya sido más feliz, que en ese mi trabajo como Morticia!... El trabajo era como Directora de Ventas y consistía en lograr que un grupo de vendedores consigan sus presupuestos de ventas sumado a mantener su motivación y buen ánimo, ya que con este tipo de producto es muy fácil que te achicopales y desistas... me convertí en confidente, amiga, payaso, pseudo psicóloga, bailarina (en la foto salgo con un grupo de baile de saya afroboliviana) y además aprendí a vender junto a ellos, el que para mi es el metro cuadrado más caro del mundo... A los doce meses exactos me invitaron al que es desde hace tres años mi actual trabajo, si bien ahora soy Gerente y viajo por medio mundo, no sé compara con la calidez y extremo aprendizaje de mi anterior lugar... aún recuerdo la frase que cerró mi trato: "Si Usted es capaz de mantener motivados a vendedores de tumbas... es capaz de cualquier cosa"... y bueno... si lo pienso dos veces, no sé si soy capaz de cualquier cosa... pero sé con seguridad, que soy capaz de hacer feliz a mucha gente, y eso, creánme... es mucho decir...

13 comentarios:

Evan dijo...

Priiiiiiiiii!!! Se ha tornado una competencia esto de llegar primeros a dejar comentarios...

Bueh ahora sí, más relajada comento...

Morticia... si lo pienso, como vos en aquel momento, directamente desisto, pero siempre pasa que las cosas que no nos gustan por suposición, terminan agradandonos después.

Eso de animar a las personas y poner buena onda cuando se necesita es lo más rescatable. Se percibe tu alegría en tus posts y comentarios.

Te dejo saluditos y abrazos

Carlos dijo...

...pues se ve que eres bárbara para una motivación, lo confieso, me parece un trabajo poco ortodoxo, pero interesante.

Obvio, debes enseñar a tus clentes que una inversión así, forma también parte de la vida.
De esa realidad tan tangible, que tarde o temprano, llegará...

Fuerte abrazo Ana Gaby.

david santos dijo...

Que tu día sea igual para toda la humanidad: feliz.

Pater Noster dijo...

jajajaa de espanto

yo al contrario, cuando estuve trabajando en las Agencias Especiales del Ministerio Público, donde en cada guardias veias uno que otro atropellado, mucho suicida y demas fallecimientos, fue el mejor trabajo, la adrenalina de ir a un lugar de hechos, resolver homicidios, colaborar con diferentes departamentos y autoridades, poca madre.

Sin embargo, el salario también era de muerte y tuve que emigrar.

PD. Seran los días mas largos de mi vida (unos 4 o 5 para aclimatarme)

Besos

NancyQ dijo...

Es muy lindo recordar tus anteriores trabajos, mas si de ellos aprendiste y te ganaste el respeto y la amistad de la gente...
Yo aqui en la clinica llevo ya casi 14 años! Y no tengo en ningun momento el pensamiento de cambiar de lugar...
De las especialidades de enfermeria que menos me gustaba era precisamente la nefrologia, HUIA de ella y mirame ahora.....casi 14 años, se dice facil...
UN ABRAZO!

Taydé dijo...

Me sonó tan divertido tu empleo y te ves tan simpática en la foto. Yo creo que esto de motivar es una verdadera responsabilidad y no todos tenemos el talento. ¡Pero si tú motivas hasta en este espacio, querida Gaby! En fin, que me hizo muy feliz tu anécdota de Morticia y eso que medio ando atontada porque me acaban de arreglar dos muelas. Yo también estoy por ponerte en mis links porque tu espacio me encanta. No pasa de hoy, pero tenme un poco de paciencia, a que pase el efecto de la anestesia que me dejó realmente mal... Un abrazo

Diego dijo...

Yo resalto ese animo de lanzarse a la primera oportunidad para empezar a retomar una vida laboral. Esa desesperacion tambien se apodero de mi cuando empezaba a hacer mis armas al salir de la U, esto derivo en un sinfin de anecdotas y vivencias que me sirvieron de mucho.
Un saludo Gabriela.

DonGalleto dijo...

Al menos no trabajabas en necropsias o en una morgue eso a mi me daria miedo, ver al muerto ahi fresco :S

Ana Gabriela Sandino dijo...

Hey Evan: Gracias y fijate que si, me encanta eso de andar levantando los ánimos!

Carlos: Las mayores capacitaciones en ventas, las he recibido e impartido en ese lugar, yo creo que fue una enseñanza para la vida misma!

David: Gracias por pasar!

Agente especial Pater Noster: A sus ordenes jefe! je,je... te imagino como en CSI!

Nancy: Se me figura que debes ser una persona super tierna y dedicada a tu trabajo... que padre tener un histórico de tanto tiempo en tu trabajo!

Tay: Y no sabes lo que fue disfrazarme y aprenderme el bendito bailecito! hmm.. y espero que ya estes mucho mejor de tu muelita!

Diego: Si fijate que por apurete, me agarré de la primer oportunidad, pero me resulto muy buena, es de lo que menos me arrepiento en esta vida!

Don Galleto: No estaba en la morgue, pero si me topé con varios muertitos, y creemé que le pierdes el miedo al tema... se vuelve algo tñecnico!

Gracias por pasar y seguimos comentando!

Martín Bolívar dijo...

Una historia sorprendente sobre tantas cosas que desconocemos.

hpons dijo...

Buenísima historia, vaya, que dirigir ventas siempre es como hacerle al abogado del diablo, que más da vender algo que de todas formas a todo mundo le gará falta

ahora ¿como aumentar las ventas? ¿matando gente? ¿matando a la competencia? (esta segunda se me ocurre como una estrategia doble y estupenda)

saludos

Pedro (Glup). dijo...

Por un trágico fallecimiento en mi familia, la semana pasada tuve que entrevistarme con una persona que tenía un trabajo como el tuyo.
En el camino hacia el tanatorio, por hablar, le pregunté “¿te gusta tu trabajo?, es duro ¿no?.
“Para nada –me contestó- se hacen muchas amistades”.
(Esta mañana me llamó para intentar venderme un seguro)

Ya ves como te entiendo.
Saludos.

Ana Gabriela Sandino dijo...

Hola Martín, bienvenido a este mi verde rincón!

Hpons, como se aumentan las ventas? Aps! sencillo, provocando dolor... como? evocando imágenes de preocupación... y ya no te cuento más porque si no no comprarás mi libro de como vender tumbas en época de sequía, je,je...

Pedro: Hey, bienvenido, que gusto que aparezcan caras nuevas por aquí, y pues si, uno hace muchos amigos en ese rubro...

Un abrazo a todos...