jueves, 22 de febrero de 2007

300 días en Afganistán… rumbo a Panamá

Debo comenzar por contarles que soy asidua lectora, un tanto por gusto propio y un tanto por entretenerme en el tiempo que permanezco entre aeropuertos y aviones… Habrán notado que no he dedicado post alguno a la recomendación de un libro, en parte porque pienso que la lectura es algo bastante personal, y que si en música y cine se rompen gustos, con la lectura se convergen y enfrentan un mundo de opiniones…

Tengo gustos tan diversos que tal vez exponen mi carácter de inmediato, comencé a leer desde muy niña, conservando el habito hasta la fecha, permitan que les cuente que por preescripción me mantuve acostada durante cinco meses en el año 2001, tiempo en que para no morir de aburrimiento me ocupaba mayormente leyendo… me leí sesenta y ocho libros con el mayor de los gustos y el reto consistía en conseguir prestados la mayoría de ellos ya que mi bolsillo hubiera entrado en huelga... fué entoces cuando conocí a mi equivalente de Green Day en la literatura, el amado y criticado Harry Potter


Pero no, hoy no vengo a hablarles de Potter, ni a discutir si sufro de complejos infantiles o post adolescentes.. eso sobra en internet y mis aportes no brindarían mayor luz al tema de la que hay… así mismo leo Kafka como leo libros sobre economía y novelas o thrillers …

En fin, lo que hoy me ocupa es comentarles sobre 300 días en Afganistán… cuando me regalaron el libro en motivo del presente viaje a Panamá, pensé “ya me partieron” (gracias Felipe por la partida!) porque el título se me antojaba de lo más aburrido… pero no, de hecho, es una las lecturas más ligeras, emotivas y divertidas que he tenido entre mis manos… No es un libro más sobre guerras y cultura, creánme cuando les digo que te lo devoras en unas tres o cuatro horas y no quieres llegar al final, porque te resulta sencillamente fascinante y entretenido...

No quiero quitarles la magia de descubrirlo por ustedes mismos, pero les dejo esta breves palabras: (vínculo)


“Cuando supo que se venía encima la guerra contra Irak, tras los atentados del 11-S, Natalia llamó a su hermano y le pidió que corriera a mandarle un computador portátil. Su hermano estaba en Medellín; Natalia, en Kabul (Afganistán). Llevaba varios meses allí como parte de la misión humanitaria de Médicos Sin Fronteras. Los tiempos iban a ser difíciles y no quería quedar incomunicada. Natalia recibió el computador y a partir de ahí comenzó una historia de mensajes electrónicos que luego se convirtieron en un artículo y después en un libro que acaba de editarse: 300 días en Afganistán (ya lo editan actualmente en Inglés y Holandés).

300 días en Afganistán
Natalia Aguirre Zimerman-
Ginecóloga de la ONG Médecins sans Frontières
Editorial Anagrama

¡En verdad se los recomiendo un mundo!


5 comentarios:

Mariana dijo...

¡Holaaa! Nuevamente visitándote y encontrándome con algo nuevo para mí. Algo que seguramente me resultaría interesantísimo de leer. Yo también me considero lectora a pesar de que en los meses pasados no he leído mucho que digamos gracias a mi adicción al iPod y a mi poca o nul facilidad de leer mientras escucho la música que me gusta (si la música que esté escuchando no me gusta, es más fácil leer).

Yo también soy ultrafan del maguito, che Potter. Me encantan sus libros. ¡Más bien che Rowling! Y pensar que este año sale el ¡ÚLTIMO! Me pone triste y me hace pensar que nos quedarán muuuchas dudas.

¡Besos de avión! (que no es lo mismo que darte el avión)

P.D. Sí, parece que no checa la tristeza y la alegría conjunta... la cosa es que debo encontrar el equilibrio.

Mariana dijo...

¡Por cierto, yo soy la ficha verde! :-D

Ana Gabriela Sandino dijo...

Mariana: veo que tenemos bastante en común, y me alegra que nos estemos organizando con lo de las fichas, je, je... ya nomás nos faltan tres y nos lanzamos!

Por cierto, estoy de hongo en el aeropuerto sin tener ni pálida idea si el avión saldrá a media noche como está programado.. por lo que me espera una laaarga jornada!
Así que si me dieras el avión como mencionas entre paréntesis... sospecho... me harías tremendo favor y ya estaría de ida.

Un saludo también para tí...

Azul... dijo...

Yo me he leído y he visto todas las pelis de Harry, mi hija mayor muere por él y ha llegado hasta el punto de leerse el último en innglés, hasta que llegó la Traducción española.

El libro que recomiendas suena reinteresante, así que lo voy a buscar, porque yo soly la loca de los libros (cuando me quejo pq no tengo zapatos o ropa que ponerme, mis hijas me dicen a coro "¡claro, mami, si te lo gastas todo en libros!" =o)

Yo te voy a recomendar dos, ya me dirás si te animas a leerlos:

"El pintor de batallas" de Arturo Pérez-Reverte, y "Pasiones Romanas" de María de la Pau Janer (Premio Planeta 2005)

Un bessote!!!

Olivia dijo...

Yo soy otra adicta a los libros. Ultimamente no leo tanto por estar metida en los blogs jejeje pero ya tengo que ponerme a leer de nuevo. El último que lei fue "No será la tierra" de Jorge Volpi.

Ahorita ando sin lana y no he podido comprar nada, asi que una amiga (Gabriela precisamente) me prestó "Ramtha, el libro blanco".

Bueno, iré pronto a comprar este, me late el argumento.

No soy tan fan de Harry, pero ya me eché todos sus libros, el que más me ha gustado fue el 4, y ya no tarda en salir la película :)

Eemmm... y si me aceptan, puedo ser la ficha azul :o/